sábado, 17 de junio de 2017

RESEÑA ¿CÓMO QUE A QUÉ HUELEN LAS NUBES? DE NINA PEÑA PITARCH

Título: ¿Cómo que a qué huelen las nubes?
Autor: Nina Peña Pitarch
Páginas: 344
Formato de venta: Electrónico/impreso
Precio: 1,78/15,00  euros
ASIN o ISBN: 978-8494494079
-------------------------------------------------------------------------------
SINOPSIS
-------------------------------------------------------------------------------
Me pregunto si a los tíos les dolieran los testículos una vez al mes, tal como a mí me duelen los ovarios, tendrían ese aspecto siempre tan inmaculado y fuerte y esa actitud tan espontánea. Es mi teoría de la patada en los huevos. Una vez al... mes, cada veintiocho días más o menos, un pie, invisible pero divino, les da una patada a los tíos en sus partes de tal forma que estén un par de días con dolorcillo de testículos. Serían ellos los que nos dirían por la noche en la cama «ahora no, que me duelen los testículos», los que preguntarían si alguien lleva Espidifen y se disculparían con la frase de «es que me ha bajado la patada en los huevos» o se sentirían tristes, súper hormonados, hinchados, poco atractivos y nos sorprenderían con un «es que me tiene que bajar la patada y estoy más depre…»
Me pregunto si existirían las guerras si ellos tuvieran que cambiarse las compresas en las trincheras.
-------------------------------------------------------------------------------
OPINION PERSONAL
-------------------------------------------------------------------------------
Si alguien me preguntara que es lo más tedioso de un libro y tuviera que elegir entre confesarlo o morir, sería el momento de reconocer que a veces leo las primeras páginas con ansiedad, en busca de la trama y esas hojas que me encarrilen de lleno en la historia. Sin embargo, no es eso lo que ocurrió con este libro. Su título me llamó la atención en un post de su autora, y eché un vistazo a sus primeras páginas, quedando completamente enganchada a él. Comienza con tanta fuerza y de manera tan contundente que es difícil poder soltarlo.
¿A quién narices se le podía ocurrir una pregunta semejante? Es una de esas preguntas tipo incontestable que suenan bien en según qué contexto y que todo el mundo termina por utilizar en plan cachondeo para no decir absolutamente nada. El quid de la cuestión no es si alguien en realidad sabe a qué huelen, sino el porqué y con qué intención han hecho esa pregunta en un anuncio de compresas. Se supone que es una forma de decir que si usas esa marca determinada de compresas, la regla pasa odoríferamente desapercibida para propios y extraños, sobre todo para extraños, y comparar la suavidad de la compresa o la de un sexo femenino con una nube hasta parece acogedor y delicado, pero la cuestión sigue siendo la misma: ¿Qué intenciones se esconden tras algo tan inocente como una nubecilla?
No es una novela al uso con una historia trepidante, mucha acción y diálogos. Es de carácter intimista, nos sumergiremos en la vida de sus cuatro protagonistas como si estuviéramos leyendo sus diarios o nos estuvieran contando sus sentimientos tras un café una tarde en una terraza cualquiera. Y vaya forma de trasmitir esos sentimientos. Creo que es lo que más me ha sorprendido del libro, ese desgarro emocional que Nina nos hará sentir hasta la punta de los dedos de los pies. Tiene el don de poner en palabras los pensamientos de una forma soberbia y certera de tal forma que a medida que leía el libro, sentía que estaba en mi cabeza, poniendo orden al desbarajuste que debe haber ahí dentro. Son muchas las frases que he ido subrayando, que me han sorprendido, llegado e incluso con las que me he identificado.
Esa tonta costumbre que tengo de hacer siempre lo que la gente espera y no lo que de verdad quiero hacer, porque si de verdad hubiera hecho lo que me apetecía me hubiera reservado una estancia en el SPA para mí sola durante todo el fin de semana, perdiendo de vista a mi marido, a mis dos hijos, a mi jefe y a las cifras negativas de ventas de ese mes.
Me ha gustado y sorprendido mucho. Una joya, con un estilo narrativo muy bueno, de esas que estaba deseando descubrir. Lo recomiendo, sobretodo, a lectores a los que no asuste la narrativa intimista y sentimental. Pese al humor ácido e irónico, que incluye en algunos momentos, no es una historia sencilla, remueve todo por dentro e incluso enfada. No es una lectura ligera, sino reflexiva.  
Vamos con la historia:
El libro versa sobre cuatro hermanas. Cuatro hermanas totalmente diferentes cuya personalidad Nina ha sabido definir perfectamente. Cuatro mujeres que podríamos ser cualquiera de nosotras en algún momento de nuestro camino, cuando nos dimos cuenta de que la vida que llevábamos no era la que queríamos, que la decisión que tomamos no fue la correcta o nos faltaba valentía para perseguir los sueños. Con vidas tan distintas como sus caracteres y a las que les afectan sus propios problemas, que de alguna forma ,les han ido separando y ya no son capaces de llegar las unas a las otras.
María, a sus cuarenta años y con dos hijos universitarios, se enfrenta a un divorcio y a la idea de que nunca fue enteramente feliz y siempre supeditó sus deseos a los de los demás.
Pienso en Pity y me surge una especie de conmoción sensible por ella, pero claro , lo de ella es la ruptura de una relación en pleno apogeo, no es ni de lejos un divorcio tras veinte años de convivencia … entiendo que se sienta mal y yo comience a sentirme bien. Ella ha perdido a su amor, yo me he librado de un tío pesado. Como que no es lo mismo.
Fé, pese a su vida aparentemente ejemplar, nos mostrará que no es oro todo lo que reluce.
―Creo que te sobra la mitad de la ropa.
Alucinante. ¿Cómo me he de tomar esa frase? ¿Como que de verdad estoy poniendo demasiada ropa en la maleta o como que no me va a hacer falta por otro motivo? Y lo que es peor, ¿por qué narices creo que hay otro sentido en esa verdad tan inmutable como es el que yo siempre llevo demasiada ropa en las maletas? Sonríe y está encantador. Ay Dios mío, este tío tiene más peligro que un mono con dos pistolas… o algo así dice mi hermana Espe sobre algunos tíos. Ella siempre los llama tíos, no hombres, tengo que preguntarle el porqué, ella sabrá, por algo es la filósofa feminista de la familia.
Pity será con la que más sufro. Es la cobarde, que no es capaz de deshacerse de sus ataduras materiales y sus ambiciones, para correr en busca del hombre que ama.
Pero Pau no era un tío. Pau era un dios y eso ellas tal vez no lo entiendan. Me cuesta creer que María, al borde del divorcio, con dos hijos mayores y un marido algo más que cuarentón, pueda ver a alguien como a un dios, me cuesta creer que ella pudiera sentir el deseo que yo sentía, la obsesión, el dolor, la posesión total, la entrega más feroz, la avidez absoluta de otro cuerpo, la lujuria . Lo de Pau no era normal y lo mío con él aún menos. Por eso estoy como estoy, porque el resacón de Pau me ha dejado sin fuerzas para nada.
Y Espe, pese a ser la inconformista y reivindicativa, increíblemente, es feliz en su matrimonio con un buen hombre con el que lleva toda la vida. Ella será la que descubra un secreto familiar muy bien guardado que trastocará la vida de cada una de las hermanas. Pero no es hasta la muerte de su madre que deben hacer un viaje maravilloso e inolvidable a Escocia, y de alguna forma, se reencuentran entre ellas y así mismas.
Ahora está más mal visto que entonces no aparentar tener dinero. Un tipo puede ser un muerto de hambre , no tener oficio ni beneficio , pero el banco le soltaba 40 kilos para una villa y se creía con derecho a mear más alto , a mirar por encima del hombro a quienes no se hipotecaban como él y no se compraban una villa en la playa o un Audi. Lo jodido de la crisis, al igual que el capitalismo exacerbado que la ha creado, es que ha eliminado la humanidad. Somos números, apariencias, villas, coches, somos fachadas de vidas perfectas, ropas impecables, exteriores que no dejan pasar la miseria que llevamos por dentro. Sepulcros blanqueados.
Las cuatro nos mostrarán que las buenas elecciones no son las mismas para cada tipo de persona; que lo que es bueno para unos no tiene por qué serlo para otros. A veces renunciar a todo por amor es lanzar un dado con fortuna, pero otras es supeditar nuestros deseos y esconderlos para cumplir los de otros. Trasgredir con lo convencional casi siempre parece aportar un punto de libertad, de inconformidad y espontaneidad, pero no siempre es así, y lo “de siempre”  funciona para algunas personas y les aporta felicidad. Veremos no dos, sino cuatro caras de la moneda.


¿Qué si me ha gustado? Me ha encantado y os animo a leerlo. Nina ha demostrado ser una gran conocedora de las debilidades y las fortalezas humanas y nos muestra una novela muy realista e inteligente. ¿Vosotros sabéis a qué huelen las nubes?