lunes, 23 de octubre de 2017

RESEÑA PREFIERO LOS JUEVES DE CARMEN SERRANO


Título: Prefiero los jueves

Autor: Carmen  Serrano

Páginas: 217

Formato de venta: Electrónico

Precio: 2,99 euros

ASIN o ISBN: B0764WT7GN

Enlace de compra: Prefiero los jueves






----------------------------------------------------------------------
SINOPSIS
----------------------------------------------------------------------

La adolescencia es una mala época para parecerse a un personaje de terror…
Durante toda mi vida el apelativo de Miércoles me ha perseguido allá donde fuera; mi pelo oscuro y mi piel pálida, producto de mi alergia al sol, provocan que mis compañeros solo vean en mí la representación de la hija psicópata de La familia Addams. Motivo por el que yo odio todo cuanto tenga que ver con el terror y el misterio; en especial lo relacionado con Halloween. Por ello, año tras año, cuando se acerca el 31 de octubre comienza mi calvario particular, sobre todo con los estrenos de cine.
Intento sobrellevarlo, la adolescencia es una etapa y, como todas, tendrá un final en algún momento… Pero me encantaría que alguien, aparte de mi único y mejor amigo, viera en mí algo diferente a Miércoles y me hiciera ver todo desde otra perspectiva.

----------------------------------------------------------------------
OPINIÓN PERSONAL
----------------------------------------------------------------------

Estamos en una época extraña. Nos da miedo no dar demasiada importancia a lo que realmente lo necesita o dar demasiado bombo a lo que en realidad no es tanto.
Creo que todos estamos de acuerdo en denunciar el bullying y criar hijos que combatan esta práctica absurda de molestar a sus iguales, pero  ¿hasta dónde llegan “las cosas de críos” y cuando comienza el bullying? ¿Seríamos capaces de reconocer a nuestros hijos o a nosotros mismos como unos abusadores?
Yo era la gorda, tonel, barrilete, vaca. La niña tímida que fingía que ninguno de esos “inocentes” motes dolían, pero debía hacer esfuerzos sobrehumanos para contener las lágrimas cuando los oía. Nunca lo hablé con nadie, nunca me quejé ni me defendí. Incluso cuando mi madre descubrió en uno de mis cuadernos que un compañero me había dejado una dedicatoria llamándome “hermana de Pavarotti”, fingí que me citaba así porque cantaba bien. 
Con quince años deje de comer. Anorexia. Cuando se volvió difícil hacerlo porque mis padres comenzaron a preocuparse, empecé a vomitar todo lo que comía. Mido 1,74 (en los días buenos) y llegue a pesar 48 kilos. He probado toooooodas las dietas del mundo. Soy una experta en nutrición. Y hoy por hoy con casi cuarenta años (no reconoceré haberlo dicho), sigo teniendo una obsesión insana con la comida y con mi cuerpo. Es una enfermedad que nunca se cura. De alguna forma se instala en el cerebro y pese a la madurez y a la “sensatez” no puedo evitar leer todas las etiquetas de lo que como, sentirme fatal conmigo misma cuando no puedo controlar mi ansiedad, tener periodos en los que restrinjo al mínimo lo que como y esconderme cuando tengo demasiados kilos de más. ¿Se puede considerar “cosas de niños” algo que llega a influir de tal forma en una persona? ¿Eran solo bromas?  
Pues las bromitas me constaron sudor y lágrimas. Odiaría que mi hija tuviera que pasar por algo así. La veo tan tímida, tan insegura y tan carne de cañón como era yo, y no voy a pasar ni una. Lo que para algunos no tiene la menor importancia, para otros sí lo es y está en nuestras manos cambiarlo.
Abro el baúl de los recuerdos porque leer la novela de Carmen Serrano, me ha hecho revolver en su interior, rememorando mi época de preadolescente.

En Prefiero los jueves encontraremos la historia de una estudiante  que también es blanco de las burlas en su instituto. Le achacan un parecido a Miércoles, la niña de  La
familia Adams, debido a su piel clara y su pelo oscuro. Todo eso influye en su forma de ser y de actuar. Le cuesta adaptarse y socializar. Lo curioso de este tipo de acoso es que los que lo perpetran no son conscientes del daño que hacen. Son chicos actuando como adolescentes despreocupados. Me ha gustado mucho este enfoque que le da Carmen a la novela donde los malos no son unos monstruos. Me ha encantado Anat, la protagonista: sus toques de humor, su forma especial de ser y ver las cosas, pero también he sentido su miedo, su frustración y su inseguridad.

— Odio Halloween — Son las palabras que salen de mi boca , frustrada porque me recuerde precisamente esa fecha , precisamente él , precisamente cuando me iba a enamorar . . . Es que notaba que me faltaban tres segundos . . . , pero creo que Cupido ha salido por la ventana y no ha lanzado la flecha.

Sin embargo, entre sus páginas, no os vais a encontrar con un dramón en toda regla. Prefiero los jueves, en realidad, es una historia juvenil sencilla, dulce y muy tierna que nos abrirá los ojos a la realidad del bullying; a la inseguridad que provoca en una época de la vida en la que la incertidumbre los es todo y disfrutaremos del encanto y la magia que provoca el primer amor.


Debéis saber que estáis en la época perfecta para leerlo. Con él respiraremos y beberemos de Halloween, así que no lo dejéis pasar. Lo acabaréis antes de daros cuenta y os dejará ese agradable sabor de boca que dejan las buenas historias.