lunes, 22 de octubre de 2018

RELATO NUEVO MENSAJE. Parte 4


De: aurora.picapleitos@despacholetrados.com
Asunto: RE: Un momento…

No tengo nada que confesar. Solo me parece interesante. Se toca la oreja como un niño cuando está pensando y tiene una ligera separación entre sus incisivos frontales que me despiertan mucha ternura. Además, me gusta que sea serio y no coqueteé con todo lo que lleva bragas como González, que me tiene harta. Ayer mismo bajando los dos solos en el ascensor se le ocurrió apretar el botón de stop y hacerme el numerito de lo interesante que sería montárnoslo allí mismo mientras me acorralaba contra la pared. Cada vez que me cruzo con él se me encoge el estómago. Te lo juro. Siempre me salta alguna ordinariez. Lo peor es que se cree que resulta halagador y lo único que consigue es que tenga ganas de vomitar el desayuno.

Asunto: RE: RE: Un momento…
Por partes, Aurora:
Lo primero es que estás absoluta y completamente colada por el nuevo. No puedo creer que no me haya dado cuenta hasta ahora. Debe ser el cansino del jefe que me abruma con el trabajo hasta en casa y no me deja centrarme en lo realmente importante.
Lo segundo es que González te está acosando y ya te lo he dicho con anterioridad. El que sea uno de los socios del bufete y tu superior agrava mucho más todo este asunto. Deberías denunciarlo.
A lo mejor yo también podría denunciar a mi jefe por acosarme, pero con trabajo. ¿Te puedes creer que me sigue hasta casa?

Asunto: Estás tan loca…
¿Tengo que recordarte que el jefe también es tu marido? Te juro que a veces parece que se te olvida.
En cuanto a González. Ya veré.


Asunto: Reunión
Hola, Aurora:
González ha convocado una reunión durante la hora del almuerzo en su despacho para hablar sobre el caso mostaza. No llegues tarde.
Atentamente
Natalia

Asunto: Caso mostaza
No me han dado el caso mostaza. Bueno, sí. Lo voy a defender, pero no sola. Creía haber demostrado que estaba plenamente cualificada para llevarlo sin ayuda. Pero González se niega a depositar su confianza en mí. ¿A qué no adivinas que compañero me han adjudicado? Exacto. Leo el de Jaén. Pero espera a saber lo que te voy a contar. Ya sabes cómo es González con sus bromas pesadas y sus insinuaciones. Cuando he mencionado que he hecho un gran esfuerzo por conseguir ese proceso, me ha saltado que si continuaba trabajando tanto sobrellevaría para siempre el calificativo de solterona, que un marido quería una mujer que le mantuviera la cena y la cama caliente al llegar a casa.
A esto, en los labios de mi nuevo compañero ha asomado media sonrisa mientras movía la cabeza en negación. Todavía no sé cómo interpretarlo. Una de dos: o le ha hecho gracia el comentario de ese villano, con lo que se me caería el mito, o su gesto era de incredulidad. ¿Incredulidad al saber que no estoy casada o por la pila de sandeces sin filtro que salen por la boca de González y no ha leído mi mensaje?
Me ha pillado mirándole, Elena. Sentir esos ojos sobre mí dulcificados por esa sonrisa ha sido fulminante. Puede que me resulte un poco atractivo… un poco ¿eh?
Y ahora tengo que trabajar codo con codo con él para defender a un diseñador, malhumorado y pelín extravagante, que está convencido de que el color mostaza lo inventó él y Raramani se lo usurpó.

Asunto: RE: Caso mostaza.
¡Por el amor de Dios! ¿Quieres preguntarle de una vez si ha leído o no la carta?
P.D ¿Qué solo te parece un poco atractivo? No defiendes muy bien tu causa. Eres mejor abogada que eso.

Asunto: Novatada al descubierto
Querida Aurora:
Me quito el sombrero ante tu audacia. Es la mejor novatada que me han hecho nunca. Reconozco que una persona más integra hubiera cerrado la misiva con las primeras palabras leídas, pero me ganó la curiosidad. No soy tan incorruptible como creía y me descubro de esta forma tan poco elegante, pero debía manifestarte mi admiración.
Ahora no sé si sentirme aliviado o decepcionado. En cualquier caso me merezco el castigo de la incertidumbre por mi desfachatez. Guardaré el cartelito de «¡Bienvenida a la soltería!», que tenía preparado, para una próxima vez. No tuya, evidentemente. Eso sería muy desafortunado. Estoy seguro de que ahora que ya dispones del secreto de un matrimonio armonioso y la importancia de esa cena bien caliente, el día que te cases formarás un enlace indestructible. Tenemos que dar gracias por tener una fuente de inspiración tan virtuosa a la que recurrir en González.

P.D. ¿Qué demonios es el color mostaza?
Asunto: Confesiones de última hora.
Tienes razón. No es solo que sea atractivo. Es fascinante.